Let's play ball

Ya circula la canción Play Ball, el adelanto del próximo álbum de estudio de AC/DC "Rock Or Bust" que saldrá el próximo 2 de diciembre. Ya sabéis: Malcolm sigue mal, el sobrino de los Young le reemplaza a la guitarra rítmica, habrá gira, se oyen rumores de ruptura con Phil Rudd, etc. etc. etc.

The Rolling Stones (Estadio Santiago Bernabéu 25/6/2014, Madrid)

Las pantallas más grandes que he visto en mi vida.

Por fin llegó el día de volver a ver a los Rolling Stones, después de aquel añorado 18 de julio de 1998 en Balaídos.

Tras las preceptivas cañas de calentamiento y una larga cola para entrar por la torre D del fondo norte, hubo que correr escalaras arriba para alcanzar los asientos en el tercer anfiteatro mientras sonaban los primeros compases de Jumpin' Jack Flash ya que, tal y como me temía, sus majestades satánicas no esperaron a nadie y a la hora esperada, las 21.50, como un clavo, comenzaron a tocar, cuando aún muchos esperaban en la calle. Primer problema (totalmente achacable a la organización, que se tomaba el control de acceso con bastante calma) solventado.

El asiento de anfiteatro invitaba a ver el concierto con cierta calma y disfrutar de la vista de un Bernabéu abarrotado con 54.000 fans y del enorme escenario, prácticamente forrado en su totalidad de pantallas gigantescas que se agradecieron mucho estando en el gallinero.

El Santiago Bernabéu hasta la bandera.
Arrancaron fuerte, enlazando algunos de sus mayores éxitos como You got me rockin'It's only rock and Roll seguidas de algunas con más feeling y coreadas por todos los asistentes como Angie o Like a Rolling Stone (elegida por el público mediante votación en las redes sociales). En ningún momento los rolling dieron señas de estar mayores (que lo son, y mucho) con un Jagger pletórico culebreando sin parar a lo largo de todo el escenario y la pasarela.
Era el momento de suavizar la intensidad del concierto y dar un descanso a Mick. Keith Richards tomó el relevo al frente de la banda y cantó You Got the Silver y Can't Be Seen. Verle disfrutar tocando la guitarra codo con codo con Ronny Wood como si fueran dos chavales en un local de ensayo es una verdadera gozada.
Si bien en esta parte central el concierto perdió algo de fuerza con canciones menos famosas y más suaves como Midnight Rambler y Miss You, pronto se recuperó con una apoteósica recta final en la que no faltaron algunos de los temas más esperados por todos como Gimme Shelter, Start Me UpSympathy for the Devil o Brown Sugar, y el remate final de Satisfaction.

El sonido, pese a no ser desde luego la mejor situación del estadio, no me pareció malo, y sólo perdía algo de nitidez cuando los rolling desplegaron todo su potencial roquero. Mención especial para Charlie Watts que siempre sin perder la compostura y con una batería ridículamente pequeña (apenas un bombo, un par de cajas caja y un par de platillos) hay que ver la caña que da. Ya podían aprender esos quedan sepultados tras baterías enormes con dos bombos y mil cachivaches ...que luego no usan.


En total, dos horas y cuarto de espectáculo que no defrauda y unos Rolling Stones que, lejos de dar señales de agotamiento, tienen cuerda para rato.
Ya me pueden ir apuntando para el próximo...


Os dejo el set-list completo:
  1. (Bob Dylan) (elección popular, por primera vez desde 2003)
  2. (más presentación de los miembros de la banda)
  3. (Keith Richards cantante)
  4. (Keith Richards cantante)
  5. (con Mick Taylor)
  6. Bises:
  7. (con el coro JORCAM)
  8. (con Mick Taylor)

Duelo de baterías entre Will Ferrell y Chad Smith.

Hace poco Will Ferrell anunció que conocería a Chad Smith, batería de Red Hot Chili Peppers. La gracia está en el más que razonable parecido entre ambos, que dio lugar a las más o menos típicas bromas de confusión durante su encuentro en el show de Jimmy Fallon.
Posteriormente Will y Chad (o como decía el cómico, Wad y Chill) se batieron en un duelo de baterías, en el cual Will hizo un claro play-back pese a contar ya con cierta "experiencia" en el asunto de la batería desde su película Step Brothers.
El duelo se remató con los RHCP al completo interpretando Don't Fear the Reaper y Will Ferrel, cómo no, al cencerro. Mítico.

Bob Log III (Sala Boite, 7/5/2014 Madrid)

 Hará poco más de un mes que descubrí a Bob Log casi por casualidad al pinchar un enlace en Twitter de @Hank_Solo (que tiene un buen gusto musical de confianza demostrada). Lo que empezó a sonar me dejó boquiabierto, y cuando supe que vendría por España, no dudé en sacar entrada.

Porque los conciertos de mega-bandas, con dos o tres guitarras, baterías como casas y tropecientos mil watios de luces y sonido están bien, pero gente como Bob Log ayudan a reconciliarse con la música y no olvidar las raíces del Rock.
Embutido en un traje de hombre bala, él solito se las arregla para tocar la guitarra/banjo más un bombo y pandereta con sendos pedales y operar una caja de ritmos, todo acompañado de esa voz que con el casco y el auricular de teléfono parece surgida del centro de la Tierra.
Musicalmente, su estilo speed-blues con sabor sueño me apasiona. Aunque no sea blues clásico, tiene una crudeza y una autenticidad que llega a lo más profundo. 

Con la cercanía que permite actuar para doscientas personas (tirando por lo alto) y en apenas una hora y cuarto, Bob se metió en el bolsillo al personal jaleando con su español chapurreado, entre cervezas, high-five a las primeras filas, un paseo entre público hasta el baño y hasta una canción con dos chicas sentadas en sus rodillas.
Sin duda, un conciertazo y un tipo a seguir muy de cerca de ahora en adelante.

YEAH MOTHERFUCKERS!

(Perdonen el lamentable audio del móvil, en vivo era gloria bendita el cañonazo que pegaba el bombo)



Próxima cita: Rolling Stones.

14 On Fire.
Ayer miércoles, y con la triste muerte de la novia de Mick Jagger aún reciente, la salida a venta de las entradas para el concierto madrileño de los Rolling Stones era la noticia del día.
Como de costumbre, largas colas en las tiendas y la web de Ticket Master colapsada desde su apertura a las diez de la mañana. Rápidamente las entradas de "la olla" se agotaron. Mis amigos desistían, pero yo tras la hora de comer y una larga espera en la cola virtual, conseguía entrar. Entonces se planteaba el dilema, ¿sacar entrada de sentado o no ir? En el concierto de Kiss, también sentado, tomé la firme de decisión de no volver a ir a conciertos sentado. Pero joder, son los Rolling, y aún conservo un gran recuerdo del espectáculo que dieron el '98 en Balaídos.
Sí, el anfiteatro está a tomar por saco en un enorme Bernabéu, y las entradas salen por un pico. Pero dentro de tres meses, nada de eso importará. Y al fin y al cabo, this could be the last time, maybe the last time. I don't know. Oh no.
1965
2013

2CELLOS

Mudo me he quedado. Os dejo dos muestras pero hay muchos más e el Tubo.