La leche

Interesante artículo el que aparece hoy en El Mundo sobre el consumo de leche y la tolerancia a la lactosa. Según un estudio, este hábito comenzó en comunidades ganaderas del sureste de Europa hace tan solo 7.500 años.

Con relativa frecuencia (al menos en mi caso) se discute sobre si es natural que los humanos sigamos tomando leche después de la lactancia, pues somos los únicos animales que lo hacemos. Varios amigos míos han eliminado completamente de su dieta la leche y todos sus derivados, y aseguran sentirse mucho mejor y haberse librado de jaquecas que padecían con regularidad.

Al tratarse de de un asunto evolutivo y como ocurre también con el consumo de carne (del que ya escribí un post), en mi opinión es algo perfectamente normal y pasa a formar parte de nuestra naturaleza (siempre y cuando el individuo posea la enzima lactasa, claro, porque intolerancias haberlas haylas).

Servidme un buen vaso de lactata, mis queridos drugos.

6 comentarios:

LoRbAdA dijo...

No solo eso sino que el ser humano es el único animal que bebe leche de otras especies.

Un saludo.

morgana dijo...

Efestivigüonder...

Seguro que si viéramos a un elefantillo mamando de una jirafa nos sorprendería. Y si el elefante fuera adulto, más aún. Pero nosotros mamamos de la vacas y nos parece tan natural.

Lo que hacen la cultura y la costumbre...

Mar Calpena dijo...

Hay etnias enteras con problemas de intolerancia a la lactosa, lo que indica que el cosumo de leche es básicamente un fenómeno cultural. Dicho lo cual, ya sabes que yo estoy haciendo el experimento del veganismo a tiempo parcial y lo que peor llevo es sin duda lo de la leche y en particular lo del queso. No creo que exista ningún sustituto ni remotamente parecido.

Möbius el Crononauta dijo...

Leñe me has leído el pensamiento, iba hablar también de leches y derivados.
Yo la tomo con café, y me siento evolutivo al hacerlo. ¡Que se fastidien los chinos!

Lillu dijo...

Pues a mí me encanta la leche fría (desnatada, eso sí) y adoro el queso (que apenas puedo probar ya por culpa del colesterol) y los yogures, así que veo difícil poder prescindir de los lácteos, por muy anti-natural que parezca :/ Acabarán señalándome con el dedo por la calle al estilo de "La invasión de los ultracuerpos" por beber leche?? Miedito...

saluditos

Angus dijo...

LoRbAdA, Morgana, efectivamente no especifiqué que además es la leche de otros animales. Visto desde fuera sería extrañísimo, pero desde el momento que se adopta culturalmente y evolucionamos para mantener la enzima pasada nuestra fase de lactancia, es algo natural.

Mar, yo tampoco podría prescindir de la leche en el café, ¡¡y mucho menos de los quesos!!

Moebius, anímate a hacer el post, seguro que tu enfoque es interesante. ¿Cçomo era aquello los cuatro chinetes de la poca leche? Jeje...

Lillu, tú siempre con tu guerra a las grasas, pobre. Al paso que vamos, acabaremos comiendo todos Soilent Green Light.