Brian Johnson deja AC/DC

A los pobres AC/DC parece que les ha mirado un tuerto. Primero fue Malcolm y su demencia (o Alzheimer) que le obligaron a ceder su puesto. Ahora es Brian Johnson (de 68 años) quien por problemas de audición se ve obligado a dejar el grupo.
Ya se ha confirmado oficialmente el rumor de que Axl Rose será el cantante de AC/DC durante lo que queda de la gira Rock or Bust para que la banda pueda cumplir con sus compromisos.
En ningún caso se ha dicho que vaya a ser miembro permanente y queda en el aire la incógnita verdaderamente importante: la continuidad de AC/DC en el futuro. La posibilidad de que Brian sea cantante de estudio pero no de directo es sencillamente inviable.

No voy a entrar en si Axl sí o Axl no. Personalmente Axl no me disgusta y creo que su voz puede adaptarse bien al estilo de Brian, como demuestran ya algunos vídeos que ya existen de la colaboración en el reciente festival de Coachella (Whole Lotta Rosie, Riff Raff).
Es más un dilema moral el que se plantea sobre el reemplazo de una figura de la presencia y carisma como Brian Johnson. Seguro que es el mismo dilema que se planteó el grupo y los fans ante el reemplazo de Bon Scott tras su muerte en 1980. La diferencia es que Bon estuvo 7 años en la formación y Brian lleva nada más y nada menos que 36 años.

Qué putada tan enorme es que AC/DC vea peligrar su supervivencia estando pletóricos de ganas por problemas no graves de salud que les obliguen a abandonar aquello más les gusta y que todos amamos.

Dejo aquí el comunicado oficial, triste pero optimista. Te queremos, Brian.
Como muchos fans ya saben, los shows pendientes de la gira Rock Or Bust World Tour, incluidos los diez pospuestos en Estados Unidos, van a seguir adelante con un cantante invitado. Quiero explicar personalmente el motivo porque no creo que el comunicado de prensa previo expresara suficientemente lo que quería decir a mis fans o de la manera que creía más adecuada.

El 7 de marzo, después de una serie de reconocimientos médicos por parte de especialistas en la pérdida de audición, fui advertido de que si seguía actuando en grandes recintos, sufría el riesgo de una sordera total. Aunque la noticia me dejó horrorizado, hacía ya un tiempo que venía notando que mi pérdida de audición empezaba a interferir con mi interpretación encima del escenario.

Tenía dificultad en escuchar las guitarras y a los músicos en el escenario con claridad, temía que la calidad de mis interpretaciones estuviera en riesgo. Con toda honestidad, no podía permitir de manera consciente que eso ocurriese. Nuestros fans se merecen una actuación al máximo nivel, y si por cualquier motivo no puedo llegar a ese nivel, no voy a decepcionar a los fans ni dejar en ridículo a los otros miembros de AC/DC. No me gusta tirar la toalla y me gusta terminar lo que empiezo, pero los médicos me dejaron claro a mí y a mis compañeros de grupo que tenía que dejar de actuar en los conciertos pendientes y posiblemente más allá. Fue el día más oscuro de mi vida profesional.

Estoy destrozado por este acontecimiento más de lo que nadie pueda imaginar. La experiencia emocional que siento ahora mismo es la peor de toda mi vida. Ser parte de AC/DC, grabar discos y actuar para los millones de devotos fans que tenemos durante estos 36 años ha sido mi obra vital. No me puedo imaginar seguir adelante sin ser parte de esto, pero por ahora no tengo elección. Una cosa es segura, estaré presente en cada concierto de AC/DC en espíritu, si no es en persona.

Lo más importante es que, me siento fatal por decepcionar a los fans que habían comprado entradas para los conciertos cancelados en USA y que constantemente me han mostrado su apoyo a mí y a AC/DC todos estos años. No puedo expresar con palabras la gratitud profunda que siento, no sólo por la avalancha de palabras amables y buenos deseos hacía mí, sino por los años de lealtad hacia AC/DC. También quiero dar las gracias a Angus y Cliff por su apoyo.

Finalmente quiero asegurar a mis fans de que no me voy a retirar. Mis médicos me han dicho que puedo seguir grabando discos en el estudio y ésa es mi intención. Por ahora, mi prioridad es seguir con el tratamiento médico para mejorar mi audición. Espero que con el tiempo esta condición mejore y me permita volver a actuar en directo. Aunque los resultados son inciertos, mi actitud es optimista. El tiempo dirá.

Una vez más, mis mejores deseos y gracias a todo el mundo por vuestro apoyo y comprensión.

Os quiere,

Brian.