Grande Casillas

Estoy yo hoy con el orgullo patrio por las nubes: después de pasar el fin de semana en Córdoba, magnífica muestra y recordatorio del que es probablemente el momento más grande de nuestra Historia: cuando les dimos la patada en el culo a los moros, ayer Iker Casillas (a.k.a. El Gato de Móstoles), imbuído del espíritu de los mostoleños que hace ahora 200 años dieron la patada a los gabachos, hizo lo propio con los italianos.


No es que vayamos ahora a echar las campanas al vuelo por pasar de ronda justitos justitos en los penaltis, pero tampoco es moco de pavo, que hacía 24 años que no lográbamos algo semejante...

5 comentarios:

Plissken dijo...

Ah, qué bonito es eso de decirle a los agoreros: ¡IN YOUR FACE! (al más puro estilo Michael Scott)

Y cómo mola eso de no saber qué va a pasar a partir de ahora.

Perezoso dijo...

toma! toma! toma! podemos!

Angus dijo...

Plissken, alguien dijo que un pesimista es un optimista con experiencia, y por desgracia con la Selección llevabamos ya muchos años de experiencia... Pero bueno, este año hay algo de esperanza.

Perezoso, podemos, podemos.

Lillu dijo...

Pues a pesar de que no me gusta el fútbol tengo que reconocer que ver a un hombre tan apuesto como Iker parando los penaltis bajo los palos me gustó... sí señor, me gustó :P

saluditos!

Roberto dijo...

Toma, toma, tomaaaaa
Ahora a repetir el 4-1 a los rusos.
A ver si va a ser verdad lo de "podemos" jajaja