De gira por París

La vida de la estrella de rock es dura; hoy aquí, mañana allí, la semana que viene en París... Pero hay que trabajar.

En París se grabó el concierto Let There Be Rock en el '79.
Un concierto irrepetible, no sin incidentes: a Bon se le rajaron los ajustados pantalones al agacharse en Hell Ain't A Bad Place To Be y prácticamente enseñaba la huevada durante todo el concierto, y a Angus se le rompió una cuerda en Whole Lotta Rosie y tuvo que cambiar de guitarra rápidamente sin tiempo a ponerle la correa, que pusieron momentos después durante del punteo. No es de extrañar que hubiera de recurrir a una mascarilla de oxígeno en medio de Rocker para afrontar el paseillo entre el público a hombros de un sufrido roadie, ¡¡mientras otro más cuidaba del CABLE de la guitarra!!. Qué tiempos aquellos de Live Wires.

Quién iba a decir que menos de un año después Bon ya no estaría con nosotros, aunque sus palabras en aquellos días no presagiaban nada bueno: 'I'm a special drunkard. I drink too much'. Y Angus 'I'm the 3rd World War'. Qué chicos más malos.

El bueno de Bon, genio y figura, cómo encadenaba Hell Ain't A Bad Place To Be con una Sin City dedicada a París. Claro que, con Bon cualquier ciudad se convertía en la ciudad del pecado...


3 comentarios:

Möbius el Crononauta dijo...

Bon es Dios, y nosotros, sus fieles pecadores, le alabamos. Como decían los Barón, en cada concierto de rock and roll las campanas tocan por Bon Scott.

Aitor Diaz Paredes dijo...

Me quedo con Night Prowler, que nadie habla nunca de ella pero es la fucking milk.

Angus dijo...

Aitor, sí, es una gran olvidada, pero es que hay tantas...