Ay Dolores, siempre me la pegas con Jabugo y San Simón.

Llevo media hora intentando escribir un post rimbombante sobre algo tan sencillo como un sandwich mixto (bikini para los catalanes) y es ridículo... Desisto.
Porque nada tiene de extraordinario, por más que los ingredientes empleados fueran mejores que los loncheados envasados tradiciones: pan tostadito, queso San Simón  da Costa brevemente pasado por el M.O. y jamón del bueno cortado a cuchillo templado por el calor del propio queso. Un lujo.
Sandwichaco campeón.

Este queso gallego (que conocí el pasado verano gracias a un retuit de miotraella) ha sido todo un hallazgo: una especie de queso de tetilla con un toque ahumado (que me encanta, como en el Idiazabal) y una suavidad que hace que funda casi con un aliento. Altamente recomendable.

Y puesto que este es un post poco serio, permitidme que me tome ciertas licencias poéticas...


Como chascarrillo final (nadie llegará tan lejos) debo decir que fue una desilusión cuando me enteré de que el nombre bikini que los catalanes emplean para el sandwich mixto se debe al club que comenzó a servirlos en Barcelona, y no a su similitud con la prenda triangular que oculta en su interior dos piezas de carne y queso fundido. 

1 comentario:

LoRbAdA dijo...

Jajajaja! Gran observación la última :D

Tiene una pinta acojonante, qué aproveche.